martes, 24 de enero de 2012

9 HABITOS DIETETICOS Y DATOS



EL DATO
«Los alimentos procesados y los precocinados tienen hasta nueve veces más sal que una comida convencional», así que si no quieres retener líquidos y sentirte hinchada, evítalos.

No a los condimentos. Se estima que los españoles consumimos unos 9,9 gramos de sal por día, casi el doble del máximo recomendado por la OMS (5 gramos). Y de esos 9,9 gramos, en torno al 70% proviene de los alimentos procesados. ¿Aún te quedan dudas? Un estudio en Cataluña comprobó que el 50% de los alimentos industriales supera las recomendaciones de contenido de grasas trans.


2 VASOS DE AGUA = 2 KILOS MENOS
sSi como lo lees, beber agua es imprescindible para que los riñones eliminen el exceso de toxinas, evitar la retención de líquidos, acelerar el metabolismo y ¡adelgazar! El dato. Un ensayo clínico de la Universidad de Virginia demostró que el agua ayuda a perder peso, pues favorece que nos sintamos saciados. En dicho estudio pusieron a dieta a dos grupos de personas y, al cabo de tres meses, comprobaron que los que habían bebido dos vasos de agua antes
de cada comida habían perdido unos 7 kilos, mientras que los que no lo hicieron, no llegaron a los 5.

Si te cuesta beber... Añádele unas rodajas de limón para que no te resulte tan insípida.

 

 COME POCO Y AMENUDO

Mejora la digestión y evita que órganos como el hígado (clave para la depuración) trabaje más de la cuenta. Más lento. Un estudio de la Universidad de Rhode Island (EE UU) demostró que las personas que comían más despacio y masticaban entre 15 y 20 veces cada bocado, ingerían unas 70 calorías
menos por comida. Además, no solo una se sacia antes, sino que dicha sensación dura más tiempo.

Y más a menudo. La Sociedad Española de Farmacia Comunitaria recomienda comer 5 veces al día y seguir la regla de las tres horas entre una comida y otra, ya que de lo contrario, el organismo interpreta que hay ‘escasez de alimentos’ y decide ahorrar energías quemando menos grasa de la debida.

ENTRE ZUMOS E INFUSIONES

Los zumos e infusiones son la columna vertebral de un plan diurético. «Acaban con la retención de líquidos porque estimulan el funcionamiento hepático
y el renal». Las verduras con mayor efecto depurativo son el espárrago, el apio, la cebolla, el pepino, la lechuga, la zanahoria y la borraja. Entre las frutas, destacan el pomelo, la naranja, la piña, el melón y la sandía.

HIDRATOS LENTOS

Durante el programa de depuración, reduce al máximo el consumo de hidratos de carbono de asimilación rápida: básicamente, los recurrentes platos de pasta o de arroz. Aunque estén cocinados de manera sana, son muy energéticos y un consumo excesivo se relaciona con un aumento generalizado de la sensación de hambre.

Más legumbres. Sara Jiménez, directora técnica de Nutrición Center, recomienda «elegir solo los hidratos de carbono de asimilación lenta como las legumbres, que aportan energía pero de una manera sostenida, haciendo que la sensación de plenitud aparezca antes y dure más». No hay alimento más equilibrado como plato único.

FRUTAS Y VERDURAS

Tienen gran cantidad de agua, fibra y potasio, por lo que son diuréticas y muy depurativas. Cuáles tomar. Las que estimulan el trabajo del hígado. Entre la fruta, recomendamos la granada, que es un poderoso antioxidante. Y entre la verdura, toda la familia de la col y la de hoja verde y sabor amargo (alcachofa, apio...)

Según la Universidad de São Paulo, los pacientes que consumieron 100 g más diarios de fruta adelgazaron 300 g de peso; y si comían 100 g más de verduras, tenían una pérdida de 500 g semanales.


 EN VERSIÓN INTEGRAL.

Si no puedes prescindir del pan, o quieres tomar algún día un plato de arroz o pasta, elígelos integrales. Es básico tomar gran cantidad de fibra  «el truco para depurarse está en aumentar el consumo de alimentos ricos en fibras, que sacian y equilibran el tránsito intestinal, y evitar así los atracones y el estreñimiento», que a su vez favorece la retención de líquidos.

90 calorías menos por día. Según un estudio del Departamento de Sanidad de Estados Unidos, las personas que consumen unos 24 gramos de fibra al día consiguen quemar 90 calorías extras, aprox.



LAS MEJORES INFUSINES

Además de los conocidos efectos del té verde y la manzanilla, estas son las plantas con mayor poder depurativo para tomar en infusión:
Cardo mariano. Con propiedades antioxidantes, desintoxicantes y regenerantes de la célula hepática.
Diente de león. Es muy diurético porque estimula la producción de bilis.
Cola de caballo. Elimina toxinas y deja el organismo más capacitado para quemar grasas.
Boldo. Protector del hígado, también ayuda a eliminar líquidos y toxinas.
Mielenrama. Esta planta milenaria tiene efectos digestivos y desinfectantes, además de diuréticos.


SOPAS Y CALDOS


Es una forma agradable de aumentar la cantidad de líquido que tomamos al día y, de paso, aprovecharnos de los beneficios de las verduras. La más drenante. La sopa de miso: «El miso ayuda a limpiar el sistema sanguíneo y tonifica la digestión porque reemplaza las enzimas y las bacterias necesarias.»

Un estudio de la Penn State University de Estados Unidos concluyó que quienes comían sopa de primero perdían unos 7 kilos más al año, si hacían dieta, que quienes no elegían este entrante, gracias a su poder saciante y bajo contenido en

LOS YOGURES  "ADELGAZAN"

Estos lácteos contienen unas bacterias beneficiosas para la salud de nuestra flora intestinal, lo que mejora la asimilación de nutrientes y también la eliminación de residuos. Eso sí, cómelos desnatados y, a poder ser, con bífidus activos. El dato. Según un estudio de Harvard, a largo plazo, comer yogur y frutos secos como nueces o almendras ayuda a bajar de peso más que la fruta o la verdura.

De acuerdo a sus observaciones, una porción adicional de yogur llevaba a una pérdida de 0,37 kilos, mientras que con una porción de vegetales la pérdida fue solo de 0,1 kilos. Los autores sugieren que se debe a que, con los primeros, la gente se siente más saciada durante más tiempo.