lunes, 13 de enero de 2014

Veneno de abejas: El nuevo botox cosméticos

El veneno de abeja, también conocido como apitoxina, ha sido usado terapéuticamente durante 3.000 años por su capacidad anti inflamatoria para tratar más de 50 enfermedades, entre ellas la del sistema respiratorio y del oseo, de gran poder antibiótico. La melitina, una de las toxinas presentes en el veneno de las abejas,  sirve para tratar el cáncer de piel o de mama.


Su efecto es 30 veces superior al veneno de serpiente, favorece la circulación sanguínea, aumenta el colágeno, y posee propiedades regenerativas y anti bacterianas.





También actúa como un tratamiento para renovar la piel, ya que fomenta la regeneración celular.

Provoca es una sensación de hormigueo que estimula a tu cuerpo para producir quí­micos que reducirán las lí­neas de expresión, mediante el relajamiento y fortalecimiento de los músculos de tu rostro.


Kylie Minogue, Victoria Beckham, Michelle Pfeiffer y Kate Middleton, Son usuales a este cosmético novedoso.