lunes, 14 de mayo de 2012

¿Problemas para boncearte? ¿no tienes tiempo? Aquí te damos la solución

CAÑA DE AZUCAR O DHA

Al pulverizarse sobre la piel y entrar en contacto con sus proteínas genera una reacción natural de oscurecimiento o bronceado instantáneo sin riesgo para la salud.

Es uno de los tratamientos bronceadores más demandados en los centros, ya que consigue un bronceado natural similar al que puede obtenerse tras tomar el sol.
La dihidroxiacetona es un azúcar simple, un monosacárido del grupo de las cetosas que está compuesto por 3 átomos de carbono (C3H6O3). Se obtiene a partir de plantas como la remolacha o la caña de azúcar, por fermentación de la glicerina (C3H8O3). También puede ser sintetizada artificialmente a través de una oxidación suave de la glicerina, acompañada de gliceraldehído.



*Es recomendable exfoliarse bien para eliminar las células muertas de la piel, y ésta debe estar limpia de cremas u otros productos similares.

Componentes que acompañan a la caña de azucar


Ya hemos comentado que los productos con caña de azúcar suelen ir acompañados de otras sustancias para aumentar sus efectos. Entre ellos, los más comúnes son:
Sustancias hidratantes: la hidratación favorece el bronceado de cana de azúcar. Se suelen usar agentes hidratantes como el sorbitol, propilenglicol y aceites de almendras, aguacate o aloe vera.
Perfumes: añadidos para dar un buen olor al producto, el perfume puede producir también irritación y alergias, además de degradar la caña de azúcar.
Pigmentos: algunos productos usan pigmentos como el caroteno, corteza de nogal o polímeros melánicos para conseguir un bronceado con un color más parecido al de la acción solar.
Conservantes: la mayoría de los productos con caña de azúcar llevan conservantes para combatir la contaminación microbiológica que se pueden producir en las soluciones de dihidroxiacetona.

¿Como se aplica?

La aplicación, según la zona a broncear, dura entre 1 y 10 minutos, y el tiempo de secado depende del aire caliente que se aplica seguidamente, aunque suele ser un secado inmediato. Al ser una aplicación personalizada permite el máximo control y precisión, sobre todo en zonas donde se requiera un tipo de pulverización especial.



¿Cómo actúa?

La caña de azúcar actúa en la piel por contacto, reaccionando cuando se encuentra con las células muertas de la epidermis. Al entrar en contacto con los aminoácidos libres de las proteínas cutáneas produce una reacción natural que broncea la superficie de la piel sin necesidad de que se active el mecanismo de bronceado normal por melanina. El bronceado basado en esta reacción comienza pasadas dos horas y se incrementa progresivamente, alcanzando su cota máxima entre 24 y 72 horas, dependiendo del tipo de producto usado y su concentración en caña de azúcar.



¿cuanto dura?
Por una cuestión propia de nuestra naturaleza, la duración de los efectos será más o menos de una semana. Esto es así porque, al actuar sobre las células muertas de la epidermis, cuando estas caen del cuerpo, el color conseguido con caña de azúcar se desvanece. La renovación de la piel se produce aproximadamente cada 5 ó 10 días.
De la misma manera, una vez aplicado el bronceado, éste no podrá ser eliminado con agua y jabón, sino que irá desapareciendo de forma gradual a lo largo de los siguientes días. Sin embargo, cualquier tratamiento de exfoliación de la piel supondrá un aclaramiento del bronceado.

Existen productos en el mercado que combinan la caña de azúcar con otros principios activos que favorecen el bronceado e incluso lo alargan unos días más. Suelen contener principios activos muy hidratantes como aceite de almendras o de aguacate. Es importante hidratar la piel diariamente para una mayor duración de los efectos. Por el contrario, las exfoliaciones o los peelings acortarán su duración.


¿Un método seguro?

La DHA no daña la piel ni produce alergias porque no penetra en ella, por lo que los casos de dermatitis o reacciones alérgicas en su aplicación son verdaderamente raros, y generalmente provienen de otros componentes existentes en el producto. Por esta razón, los laboratorios cosméticos centran últimamente sus esfuerzos en crear productos de caña de azúcar sin alcohol, perfumes u otras sustancias que pudieran provocar daños o alergias en pieles sensibles.

Tampoco se ha de proteger el cabello durante la aplicación ya que la caña de azúcar no reacciona con el pelo, pero sí puede causar irritación si entra en contacto con partes sensibles del cuerpo como pueden ser los ojos o las membranas mucosas.